La dependencia emocional en la pareja

«Si no aprendemos a soltar, si no dejamos ir, si el apego puede más que nosotros y nos quedamos ahí atados, pegados a esos sueños, fantasías e ilusiones, el dolor crecerá sin parar y nuestra tristeza será la compañera de ruta»

Jorge Bucay

A lo largo de mi trayectoria profesional y en la consulta, a menudo me encuentro con pacientes que explican que tienen la necesidad de tener una relación de pareja para poder disfrutar de una vida plena, sin ella sienten un vacío y tienen la sensación de que nunca llegarán a ser felices.

Ante una ruptura o separación sienten un dolor irreparable, un vacío que consideran que no puede llenar nada ni nadie, únicamente esa persona que les ha dejado.

A partir de aquí entramos a valorar la siguiente cuestión. ¿Esta persona quiere estar en pareja o necesita de su pareja?

Las personas con dependencia emocional se relacionan de forma disfuncional y presentan sentimientos poco adaptativos y con miedos excesivos de que la relación se acabe en cualquier momento.

¿Cómo puedo identificar que tengo dependencia emocional?

– Tendencia a anular nuestros deseos o necesidades y cubrir las de nuestra pareja.

– Necesidad de hacer partícipe a nuestra pareja en todas las actividades.

– Pedir la opinión de nuestra pareja ante cualquier decisión y dificultades a la hora de defender nuestras opiniones opuestas al del otro/a.

– Centrar nuestra felicidad en la pareja.

– Presentar miedos constantes ante la posibilidad de la pérdida de la pareja.

– Tendencia hacia el aislamiento social.

Pautas para trabajar la dependencia emocional

1. Identificar que tienes rasgos de dependencia emocional.

2. Fomentar una buena autoestima.

3. Tener siempre presente tus logros y éxitos.

4. Responsabilizarte de tus propios actos.

5. Trabajar en la soledad y convertirlo en un sentimiento favorable.

6. Relacionarte con otras personas.

7. Afrontar el miedo a la pérdida.

Y recuerda… “No eres una media naranja buscando la otra mitad, eres una naranja completa que encuentra a otra naranja entera”.

“Si sientes que necesitas ayuda de un profesional, podemos trabajar la dependencia emocional, trabajando la autoestima, optimizar recursos emocionales, reforzar habilidades sociales, etc.”